Instagram: La polémica foto de la hija de Paola Turbay

La hija de Paola Turbay, una de las mujeres más bellas de Colombia, Sofía Estrada Turbay, ha alcanzado la mayoría de edad en los Estados Unidos, nación en el que ella reside hace varios años.


También le puede interesar:Ariadna Gutiérrez y el beso viral en Protagonistas de Nuestra Tele


Como conmemoración de tan importante fecha, Sofía publicó una foto recordando su estadía por Cuba. En la imagen aparece fumando un puro.


La fotografía podría dar a pensar el lado rebelde de la joven, pero la misma ha provocado la opinión de sus seguidores. Algunos la felicitan por su cumpleaños y le dijeron que la imagen era “cool”, pero otros, no piensa lo mismo y la critican por el hecho de fumar y lo que puede implicar para su salud.




When in Cuba…. #21


A post shared by SOFIA ESTRADA TURBAY (@sofiaestradaturbay) on


Sofía ya con sus 21 años y siempre será recordada por aparecer junto a su hermosa madre en los comerciales de shampoo.




Les presento a Lázaro! Lázaro es un personaje que conocimos durante nuestro viaje a Cuba mientras explorábamos la historia, la cultura, y el arte detrás del Habano. Lázaro aprendió de su padre y desde entonces ha dedicado su vida a armar puros. Cuando conocimos a Lázaro estaba sentado en su mesita bastante aburrido y malgeniado. Seguramente le debe saber a cacho todos los turistas que entran a su tienda y tratan de negociar sus tabacos hechos a mano con una fina técnica tradicional. El primero en hablarle fue mi papá. Fue también el primero en saludarlo y el primero al que Lázaro lo recibió con una cara de “uishhh… no. Y ahora usted que quiere?”. Mi papá es de esas personas que a pesar de una mala actitud, le ve lo positivo a la gente y trata de entenderlos sin juzgar. Y a pesar de la cara de mal humor, mi papá se lanzó a preguntarle sobre los diferentes tabacos que Lázaro había armado y organizado para vender en paquetes de 5. Al comienzo Lázaro hablaba bajo de volumen, sin energía y total falta de interés en estos cuatro colombianos preguntones que interrumpían su monotonía. Sin embargo, yo no me iba a regresar sin entender este cuento. Le pregunté cómo se armaban y que si me podía mostrar. Lázaro me miró, suspiró, devolvió la mirada hacia unas hojas de tabaco y sin mucho entusiasmo empezó a armar un puro. Mientras tanto nosotros nos mirábamos con cara de “será que irá a aflojar?”, y ahí mismo mi papá volvío con sus preguntas. Apenas terminó de armar el puro, Lazaro me miró y con una pequeña sonrisa y un “para que disfrutes”, me entregó el tabaco. Yo, siendo la persona que soy (toda confianzuda jaja), me le tire encima y lo abracé como si fuera un osito que me habían regalado de navidad. Mi papá dice que en ese momento la cara de Lázaro cambió por completo. Un abrazo y el interés de todos logró sacarle una gran sonrisa, sus cuentos de infancia y hasta los secretos de un puro perfecto. Conocer a Lázaro fue conocer un pedacito de La Habana – Arte, cultura, salsa, habano y ron! Cuando viajen a otros países hagan lo mismo. Jueguen de locales y más no de turistas. Prueben de todo pero quédense con lo que les aporte. Y tranquilos… mi habano se quedó en Cuba ??


A post shared by SOFIA ESTRADA TURBAY (@sofiaestradaturbay) on


Colombia.com